El gran apagón

Se levantará una mañana con síntomas concluyentes, se mirará al espejo con la intuición de que algo no va bien: párpados hinchados, úlceras en boca, fiebre alta, tendrá claro que se trata de una infección letal.Inmediatamente se conectará a la red para iniciar el proceso de sincronización diario, esta vez el resultado será preocupante. Será infectado por un virus que avanzará lentamente buscando la unidad central de proceso, con el objetivo de destruirla.

Pasados unos minutos, se producirá el proceso de desinfección. Seguirá las instrucciones precisas y quedará esterilizado totalmente.

Pasarán varios días y se encontrará totalmente recuperado, los chequeos de días posteriores arrojarán resultados satisfactorios, ni rastro del virus, el sistema estará  yermo de todo mal.

Vivirá en una sociedad tecnológicamente avanzada donde gobernarán científicos y técnicos, al contrario que en la actualidad, gobernada por políticos corruptos y religiosos manipuladores. Será extraordinario saber que los avances científicos son compartidos en tiempo real con independencia del país y de la persona que lo lleve a cabo, esperanza y calidad de vida serán notoriamente superiores.

Se vencerá al cambio climático, no existirán combustibles contaminantes y todos los residuos serán biodegradables, se tratará de una sociedad tecnológicamente perfecta, carente de guerras, sin sufrimiento, sin envidias, premiará el amor y respeto al prójimo donde el lema se basará en el beneficio común, en el hoy, mañana y siempre.

Saldrá a la calle, pero algo no habrá cambiado, ahí fuera no habrá luz natural, seguirá asistiendo a las consecuencias del gran apagón.

<continuará>…

Un pensamiento en “El gran apagón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.